Header image  
Apartado de Correos nº 278. 18080 Granada  
line decor
  
line decor
 
 
 
 
 

 
 
 

OFICINAS POSTALES NO GRANADINAS DEPENDIENTES DE LA ADMINISTRACION PRINCIPAL DE CORREOS DE GRANADA (siglos XVIII y XIX)

Por Francisco Gilabert y Horacio Pedraza de la SFNG

 

E

studiaremos en el presente trabajo aquellas oficinas postales que, no perteneciendo a la actual provincia de Granada, dependieron de su Principal hasta pasada la segunda mitad del siglo XIX. Pero antes de entrar en materia postal, haremos un breve recorrido por la historia a partir de la España visigoda, siquiera sea grosso modo. En realidad, más que finas pinceladas, serán posiblemente «brochazos». Pero nos situarán en las coordenadas espacio-tiempo y, acaso a través de ellas, comprenderemos que no es casualidad que se mantuvieran estas dependencias postales, irregulares en apariencia pero a su vez con cierta lógica dado el devenir de los acontecimientos, pues tanto la geografía como la historia condicionan, a veces, algunas inercias.

La actual demarcación granadina, tras la invasión musulmana del año 711 dependió, administrativamente, del Califato omeya de Damasco junto al resto de la Hispania conquistada, o Al-Andalus. Sus dirigentes se instalaron en Córdoba y recibieron del califa el título de wali o emir. Cuando en el 750 los abasíes derrocan a los omeyas y deciden la eliminación física de la familia destronada, sólo escapa de la matanza el joven Abd al-Rahman (también Abd al-Rahman I al-Dâjil, o «el emigrado») quien, tras un largo y peligroso viaje, desembarca en Almuñécar (Granada) en 756. Con la ayuda de sus fieles toma Córdoba y se proclama emir desligándose de inmediato del nuevo Imperio, con capital en Bagdad –actual Irak-, en 773. Será la etapa llamada Emirato independiente hasta que uno de sus sucesores, Abd al-Rahman III, en 929 elevó a Al-Andalus a la categoría de Califato manteniendo la capitalidad del mismo en Córdoba. Tras la deposición de del último califa en 1031, Hisham ben Muhammad al-Muttad bi-llah («el que confía en Alá») o Hisham III, quedó abolido oficialmente este Califato aunque ya desde bastantes años antes venía siendo inoperante como estructura estatal al punto de que, en 1009, Zawi ben Zirí creó en la Andalucía Oriental un efímero reino independiente (o taifa): el Reino Zirí de Granada, que aguantó sólo hasta 1090. Se produjeron a continuación las sucesivas invasiones y reunificaciones de los almorávides y los almohades pero el imparable declive musulmán en una Al-Andalus, casi reducida a las actuales Andalucía, Murcia y algo del Levante más el Sur de Extremadura, se acentuó después de la derrota almohade en las Navas de Tolosa en 1212 (batalla de Al-Uqab según los musulmanes) a manos de los castellanos de Alfonso VIII, los navarros de Sancho VII y los aragoneses de Pedro II, más la inestimable ayuda del arzobispo de Toledo Rodrigo Ximénez de Rada y del Papa Inocencio III. Y sobre todo tras la caída de Córdoba en manos castellanas en junio de 1236. Ya en 1232 Muhammad ibn Yusuf ibn Nasr, más conocido por Al-Ahmar (o «Alhamar el Rojo» por el color de su barba), señor de Arjona (Jaén), se había proclamado nada menos que sultán pero las conquistas castellanas de los reinos de Jaén y Sevilla (1246 y 1248), le aconsejan hacerse vasallo de Fernando III el Santo quien, en calidad de tal, le deja manos libres a cambio de tributos (parias) en la Andalucía Oriental. Para entonces (1238), Alhamar había fundado el Reino nazarí de Granada, el cual, al cabo de 260 años de existencia, terminó con la capitulación de la ciudad, y consecuentemente de su ya muy disminuido espacio, ante los Reyes Católicos el 2 de enero de 1492. Abû ‘Abd Allâh «az-Zughbî» Mohammed ben Abî al-Hasan ‘Alî, también Muhammad XII, y mucho más conocido por «Boabdil el Chico» (Granada, 1459 – Fez, Marruecos, 1533) fue su último gobernante. La ciudad de Granada continuó siendo cabecera administrativa de este territorio, que según hemos visto nació a mediados del siglo XIII como Reino y que continuó siéndolo tras su conquista.

A finales del siglo XVI (Felipe II) aparece perfectamente definido constituyendo una de las 18 provincias que formaban el Reino de Castilla. Y así seguirá durante el XVII y a lo largo del XVIII en las divisiones de Floridablanca y de Godoy. Este Reino, con anterioridad a la reforma administrativa de 1833, abarcaba las actuales provincias de Almería, Granada y Málaga, incluyendo la parte oriental de la provincia de Cádiz aunque no el Partido de Antequera, que formaba parte del contiguo Reino de Sevilla. El acuerdo de las Cortes de 19 de enero de 1822, sancionado el 30 del mismo mes, establece por primera vez los límites de las provincias de Almería, Granada y Málaga, si bien con una vigencia efímera ya que en 1823 se vuelve a la anterior división. Diez años después, en noviembre de 1833, el motrileño Francisco Javier de Burgos, Ministro de Fomento de la reina María Cristina de Borbón Dos-Sicilias (regente de 1833 a 1840 por la minoría de edad de Isabel II), establece la división provincial aún vigente. Granada capital fue unas de las 7 Caxas confirmadas (significamos lo de «confirmada» en lugar de creada pues ya existía con anterioridad) tras la Real Orden de 7 de diciembre de 1716, en la que se disponían las primeras tarifas. Juntamente con las del Reino de Sevilla, le correspondió la escala 4 y quedó dentro de la demarcación postal -o de tarifa- de Andalucía la Alta, una de las 15 en que, en un principio, fueron divididas la Península e islas de Mallorca e Ibiza. (Fig.1).

 

Aunque seguimos investigándolo, hasta la fecha no hemos encontrado la disposición oficial que avale el dato. Por ello, desconocemos si las Caxas o Administraciones postales fueron creadas ya clasificadas en Principales y Agregadas o si esta clasificación se realizó con posterioridad. Lo que si pensamos es que en la marca utilizada en 1722 en Logroño (Fig.2), en cuya parte superior aparecen las letras PA, éstas eran la iniciales de Pamplona, Caxa a la que en ese momento pertenecía como Agregada. Luego pasó a depender de la demarcación de Vizcaya. Igualmente, las marcas de las Caxas del Reino de Navarra, lo mismo que la de Logroño, portaban en la parte superior una P.A, indicativo inequívoco de su dependencia, como Agregadas, de la Principal de Pamplona. La más antigua que se conoce data de 1726 y corresponde a la Caxa de Tudela (Fig.3).
Figura 1.
Fig. 1 - 1767. Carta de Granada a Marsella, Francia. Marca: ANDALUCIA / ALTA, siempre en negro, y porteo manuscrito de 20 soles
Figura 2
Figura 3
Fig. 2 - 1722. Primera marca conocida de Logroño, hoy La Rioja.
Fig. 3 - 1726. Segunda marca conocida de Tudela (Navarra).

Las Caxas Principales se establecieron, por lo general, en las capitales de provincia y las Agregadas lo fueron en las Cabezas de Partido, con algunas excepciones, como es el caso de la Principal de Manzanares a la que fue trasladada la de Ciudad Real, su capital, cuando cambió el trazado de la Carrera de Andalucía. Y el de La Conquista y Fuentes (luego Fuentes de Andalucía) que, por encontrarse en la Carrera de Andalucía, fueron creadas en sustitución de las que hubiesen correspondido a los Partidos de Los Pedroches y Marchena, respectivamente, ambas Agregadas dentro de la demarcación o «sello» de Andalucía la Alta. También se establecieron Caxas Principales fuera de capitales de provincia por otras circunstancias. Generalmente, y por extensión de las demarcaciones postales, caso del Reino de Granada, además de su capital se creó también la Principal de Málaga. En el Reino de Sevilla, y por idénticas circunstancias, amén de su capital fueron igualmente Principales Cádiz y Écija.

En los Anales de las Ordenanzas de Correos de España hemos encontrado varias referencias que atestiguan la división de las Caxas en Principales y Agregadas. Como botón de muestra, citamos, pedes litterae, algunas de ellas:

11 de septiembre de 1735. Copia de una comunicación referente al Arrendamiento de las Estafetas de Correos.- A.S.- Secretaría de Hacienda.- Legajo 455. Pag. 120-I dice:…Y el haber hecho que se subarrienden los partidos (las agregadas) y no la caxa principal del casco de Zaragoza…

Real Decreto de 29 de enero de 1739. Real Cédula aprobando el pliego de condiciones presentado por D. Diego Rudolph para establecimiento de Sillas de Postas y coches en las Carreras principales.- A.G.C.- Correos.- 3.ª Seccion.- Legajo 1.481. Pliego primero, condición III, dice: …las actuales Estafetas de Toledo, y Alcalá (principales) con sus agregadas en esta Corte… Pag. 125-I

9 de junio de 1742. Concesion del Arrendamiento de la Estafeta de Oviedo (Principal) y agregadas á D.n Juan Alvarez por los dias de su vida.- A.S.- Secretaría de Hacienda.- Legajo 455. Dirigida a Sr. D. Joseph de Palacios. Pag. 131-I.

26 de mayo de 1760. Resolucion para establecer el segundo correo de Francia y los demás del Reino.-A.G.C.1.ª Seccion.- Legajo 86. Expresa: En este arreglo deben quedar comprendidas las Estafetas del Puerto de Santa Maria, Xerez, y Sanlucar, asi por ser agregas á la de Cadiz como porque de lo contrario, quedaria una puerta abierta al fraude contra los valores del Oficio de Cadiz… Pag. 186-I. Por contra, el mapa de Tomás López, que acompaña a los Itinerarios de Campomanes, no hace distinción entre Caxas Principales y Agregadas.

23 de julio de 1762. Ordenanzas de Campomanes. En la 1º, De los Administradores, queda completamente clara la diferencia entre Administradores, que al fin equivalen a las Caxas o Administraciones: Los Administradores son de dos clases, ó de Provincia, que llaman Principales, ó de algun Partido, que llaman Agregados, por estarlo a la Caxa principal… Pag. 194-II.

En consecuencia, y si tenemos en cuenta la documentación detallada, incluso obviando lo manifestado sobre las marcas de Logroño y las de Navarra podemos colegir que ya en 1735 las Caxas se encuentran divididas en Principales y Agregadas.

En 1756, siendo Asesor del Juzgado de la Renta de Correos y Postas D. Pedro Rodríguez Campomanes se ordena crear, a fin de determinar con mayor claridad la procedencia de la correspondencia y facilitar su porteo, unas marcas que reproducen, en lugar del nombre de la Caxa como hasta entonces se estaba usando, el de su demarcación postal. En algunos casos, como sucede con Granada, se utilizan también pictogramas (granada fruto) a modo de símbolos identificadores. Como consecuencia del arreglo tarifal de 1779, la Demarcación postal de Andalucía Alta, con algunas leves diferencias territoriales (más la segregación postal gaditana que fue creada como nueva demarcación bajo el sello de Cádiz), pasa a denominarse Andalucía Baja –en principio Baxa-, sello que subsistirá hasta 1854. (Fig.4).

Figura 4

Fig. 4 - 1787. Carta de Granada a «Troies» (por Troyes), Francia.

Marca: granada (fruto) y ANDALUCIA/ BAXA. Porteo manuscrito: 26 soles.

El Conde de Floridablanca, con fecha 4 de febrero de 1791, reglamentó las Administraciones postales dependientes de las Principales y sus diferentes categorías, que fueron las siguientes:

1) Agregadas, también conocidas como de sueldo fijo por ser atendidas por personal de la Renta de Correos, y

2) Subagregadas, conocidas igualmente como agregadas del 15%, por ser éste el importe que percibían del producto de su renta, más una cantidad mensual para alquiler diferente según la importancia de la población- y gastos de oficio. Su personal no pertenecía a la Renta de Correos.

Para que sirviese de preparación a dicho Reglamento, el Conde de Floridablanca encargó a Francisco de Ita y Juan Victoriano Jareño (quienes posiblemente como Oficiales del Correo Central que eran trabajasen en el mismo) los mapas de las diferentes Principales con sus Agregadas, luego publicados en 1790. En ellos aparecen por primera vez en la cartografía postal española, conjuntamente, las divisiones administrativa y postal. En el citado Reglamento no fueron confirmadas todas las oficinas postales Subalternas detalladas en estos mapas. Cuando en 1833 el Reino de Granada fue dividido en las tres actuales provincias (recordemos: Granada, Málaga y Almería), que quedaron incorporadas a la Región de Andalucía, Correos no modificó de inmediato su particular estructura territorial.

El Real Decreto de 15 de febrero de 1854, que entró en vigor el 1 de mayo siguiente, trató de adecuar la división postal a la reforma administrativa de 1833, lo que no consiguió plenamente respecto a las oficinas postales de la provincia de Almería pues algunas de ellas continuaron dependiendo de la Principal de Granada. No fue el único caso ya que, en Andalucía, de la Principal de Sevilla dependía toda la provincia de Huelva y la provincia de Jaén lo hacía, en lo postal, de la Principal de Bailén.

La adecuación de la división postal a la administrativa de 1833 sólo se consiguió plenamente por Real Orden de 7 de marzo de 1857, la cual fijaba el establecimiento de las Administraciones Principales en las Capitales de provincia. Comenzó a regir el 1 de junio siguiente según Circular de la Dirección General de Correos de 14 de mayo del mismo año, dirigida a los Gobernadores Civiles.

Y tras este largo preámbulo pasamos a detallar las vicisitudes de las Administraciones postales de tres provincias, Almería, Córdoba y Jaén, que dependieron, en diferentes épocas, de la Principal de Granada:

ALMERÍA. Ciudad realenga, cabeza de su Partido y perteneciente al Reino de Granada, fue confirmada como Caxa tras la creación de la primera tarifa de 1716. Es muy posible que, si no fue creada como Agregada de la Principal Granada, a los pocos años pasara a serlo usando, hasta mediados de septiembre de 1854, las siguientes marcas conocidas a fecha de hoy: de la PE 2 a la PE 17 más los matasellos mudos de araña, parrilla y «parrilla de Almería». (Figs. 5 y 6).
Figura 5

Fig. 5 - 1764. Carta de Almería a Marsella, Francia.

Marca en color marrón ANDALUCIA/ ALTA. Porteo manuscrito: 20 soles.

Figura 6

Fig. 6 - 1816. Carta de Almería a Madrid.

Marca en color marrón: granada fruto y ALMA/ ANDALUCIA/ VAXA. Porteo de cuño: 8 cuartos.

   
Tras el Real Decreto de 15 de febrero de 1854, siguió dependiendo, con la categoría de Subalterna de 3ª clase junto a todas las estafetas de su demarcación, de la Administración Principal de Granada. Se usó el fechador de ese año con su nombre en la parte superior y con una estrella de seis puntas en la inferior, dada su condición de Capital de provincia. Tuvo como cancelador el matasellos mudo de parrilla (Fig.7). Aunque el Real Decreto no entró en vigor sino el 1 de mayo, no comenzó a utilizarse el timbre de fechas en todas las Administraciones hasta mediados de septiembre. El 1 de junio de 1857, y de conformidad con la Real Orden de 7 de marzo anterior, dejó de ser subalterna de Granada, se convirtió en Administración Principal de 3ª clase y, desde ese momento, dependieron de ella las demás oficinas postales de su provincia.

Figura 7

Fig. 7 - 1854. Carta de Almería a Valencia, transportada por el vapor «Pelayo» (manuscrita), con fechador tipo baeza (25/ JUL/1854) y cancelador «parrilla de Almería», no descrito hasta hoy: óvalo de 21 x 16,5 mm. y seis líneas paralelas en su interior, separadas 1 mm. del borde.

   
ADRA (Almería). Villa realenga del Partido de las Alpujarras. En el Censo de Floridablanca, ya aparece desgajada de este Partido, junto con las villas de Berja y Dalías, para formar el suyo propio pasando a ser Cabeza del mismo, dentro del Reino de Granada. Ya en 1790 disponía de algún tipo de oficina postal, mismo caso de Tíjola (hoy de la provincia de Almería en el Alto Almanzora) que tenía una caja en la Renta del Tabaco. Tal vez Adra gozase de alguna otra Renta de la Administración, como se puede comprobar en los mapas de Ita y Jareño. En ellos se refleja una conducción Ugíjar- Berja-Dalías-Adra, confirmada por la Guía de Cabanes, quien a su vez recoge la existencia de una conducción transversal de Ugíjar a Adra. Fue creada como Subagregada de Granada circa 1834 (ya dependía de Almería administrativamente) y se utilizaron allí las siguientes marcas: de la PE 1 a la PE 4 y los matasellos mudos de araña y parrilla. En 1854 siguió dependiendo de Granada como Subalterna de 6ª clase y 5ª categoría. Usó el sello de fechas de 1854 con su nombre en la parte superior y el de Almería, su capital, en la parte inferior, y el matasellos mudo de parrilla. Pasó a depender de la Principal de Almería el 1 de junio 1857 (Fig.8)

 

 

Figura 8

Fig. 8 - 1834. Carta de Adra (Almería) a Barcelona. Marca: ADRA / AND. BAJA y porteo de cuño 13 cuartos, de los cuales 1 era el sobreporte para caminos.

 

 
VÉLEZ RUBIO (Almería). Villa de señorío del marqués de los Vélez (la poderosa familia murciana descendiente de don Pedro Fajardo y Chacón), del partido de Baza, en el Reino de Granada. Debió de ser creada antes de 1760 pues aparece reseñada en el mapa de Tomas López de esta fecha. Utilizó las siguientes marcas, unas publicadas y otras no: la de ANDALUCIA ALTA, no reseñada, y de la PE 1 a la PE 5 más los matasellos mudos de araña y parrilla. Con el arreglo tarifal de 1779 pasó a depender de la Principal de Murcia y quedó bajo su sello. Luego del Reglamento de febrero de 1791, pasa a la categoría de Subagregada y a depender de la Agregada de Lorca, dato éste fácilmente comprobable en los mapas de Ita y Jareño. En 1854, pasó a depender de la Principal de Granada como Subalterna de 6ª clase y 5ª categoría. Usó entonces el fechador de 1854 con su nombre en la parte superior y el de Almería, su capital, en la inferior, más el cancelador mudo de parrilla. Pasó finalmente a depender de la Principal de Almería el 1 de junio 1857 (Fig.9).
 

Figura 9

Fig. 9 - Marca en tinta de escribir de Vélez Rubio en carta a Madrid (8.04.1775). Llegó en el paquete de Murcia y de ahí que lleve el porteo de cuño 4 cuartos, luego rectificado a mano con 5 cuartos al apreciar el funcionario que procedía de la Andalucía Alta. Marca inédita.

 
 
VERA (Almería). Ciudad realenga del partido de Baza perteneciente al Reino de Granada. Fue creada bajo el sello de Murcia como Subagregada de la Agregada de Lorca (Murcia) por el Reglamento de 4 de febrero de 1791, según los repetidamente citados mapas de Ita y Jareño. Utilizó las siguientes marcas: de la PE 1 a la PE 3 y los canceladores mudos de araña y parrilla. En 1854, pasó a depender de la Principal de Granada como Subalterna de 6ª clase y 4ª categoría. Fue dotada del timbre de fechas de 1854 con su nombre en la parte superior y el de Almería, su capital, en la inferior, y continuó utilizando el matasellos de parrilla. En 1 de junio de 1857 pasó a depender de la Administración Principal de Almería (Fig.10).
 
Figura 10
 
 
Fig. 10 - 1857. Carta de Vera (Almería) a Barcelona. Fechador del tipo de 1854 y cancelador de parrilla.
 
     
ALCALÁ LA REAL (Jaén). Ciudad realenga, cabeza de su Partido, perteneciente al Reino de Jaén. Confirmada como Caxa tras la creación de la primera tarifa de 1716, si no fue creada como Agregada de la Principal de Jaén pronto lo fue. Y continuó siéndolo, según la reforma tarifal de 1779, bajo el sello de Andalucía Alta. Por el reglamento de 4 de febrero de 1791 dependió, como Subagregada, de la Principal de Granada junto con Alcaudete (Jaén) y Priego (Córdoba) tal como se puede comprobar en los mapas de Ita y Jareño. Y esta vez, bajo el sello de Andalucía Baja. Durante el tiempo en que fue subsidiaria de Granada, se usaron las siguientes marcas: de la PE 4 a la PE 6, más los matasellos mudos de araña y parrilla. En 1854 pasó a depender de la Principal de Bailén como Subalterna de 6ª clase y 9ª categoría, y el 1 de junio de 1857 a la recién creada Principal de Jaén (Fig.11).
 
Figura 11
 
 
Fig. 11 - 1826. Carta de Alcalá la Real (Jaén) a Castillo de Locubín (Jaén). Marca: granada fruto y ALCL.R/ ANDALUCIA/ VAXA, y porteo de cuño 7 cuartos, 6 del importe de una carta sencilla y 1 cuarto de sobreporte para caminos (R.O. de 17.11.1804). Marca inédita.
 
     
ALCAUDETE (Jaén). Villa de señorío de la marquesa de Villena y Oropesa (vinculada a la Casa de los Álvarez de Toledo), del partido y Reino de Jaén. Fue creada bajo el sello de Andalucía Alta como Subagregada dependiente de la Principal de Granada por el reglamento de 4 de febrero de 1791. Se usaron allí las siguientes marcas conocidas: de la PE 1 (Fig.12) a la PE 3 y los matasellos mudos de araña y parrilla. En 1854 pasó a depender de la Principal de Bailen como Subalterna de 6ª clase y 11ª categoría y el 1 de junio de 1857, a la Administración Principal de Jaén de reciente creación.
 
Figura 12
 
 
Fig. 12 - Circa 1833. Alcaudete (Jaén). Marca de similar factura a las de otras poblaciones de la zona: Montoro y Bujalance en Córdoba o Alcalá la Real y Úbeda en Jaén.
 
     
PRIEGO (Córdoba). Villa de señorío del duque de Medinaceli (primero los De la Cerda y luego los Fernández de Córdoba), del Partido de Montilla y Lucena y del Reino de Córdoba. Fue creada como Agregada a la Caxa Principal de Córdoba y quedó bajo el sello de Andalucía Alta en la reforma tarifal de 1779. Pasó luego, por el Reglamento de 1791 y como Subagregada, a depender de la Principal de Granada pero continuando bajo el sello de Andalucía Alta. Usó las siguientes marcas conocidas hasta la fecha: de la PE 1 al PE 6 y los matasellos mudos de araña y parrilla. Pasó en 1854 a depender definitivamente de la Principal de Córdoba como Subalterna de 6ª clase y 7ª categoría. Significamos que, aunque el uso de la marca «PE 6» está catalogado como de inicio en 1859-60, cuando la estafeta dependía nuevamente de Córdoba, su existencia real data, sin duda alguna, de 1846 (año de la puesta en vigor de la «Intervención Recíproca») ya que Priego era Partido Judicial de ascenso. (Fig.13).
 
Figura 13
 
 
Fig. 13 - 1814. Carta de Priego (Córdoba) a «Vejel» (por Vejer) de la Frontera (Cádiz). Marca: PRIEGO/ ANDALUCIA/ ALTA y porteo de cuño 6 cuartos (sobreporte de 1 cuarto para caminos según Real Orden de 17 de noviembre de 1804).
 
     

Notas aclaratorias.

  1. Las indicaciones en texto de las letras «PE», seguidas de un dígito, están tomadas de la obra Prefilatelia Española (cfr.), editada por EDIFIL, y con ellas se alude al número de orden que en dicha obra se les asigna a las marcas postales españolas anteriores a la aparición del sello de correos.
  2. Las figuras 2, 3 y 12 proceden, con autorización de EDIFIL, de la misma obra. Las demás imágenes corresponden a cartas pertenecientes a las colecciones de los autores.
     

BIBLIOGRAFÍA CONSULTADA:

  • Anales de las Ordenanzas de Correos de España. Madrid, 1879.
  • BAHAMONDE MAGRO, MARTÍNEZ LORENTE y OTERO CARVAJAL: Atlas Histórico de las Comunicaciones en España. Correos y Telégrafos. Madrid, 2002.
  • CABANES, Francisco Xavier: Guía General de Correos, Posta y Caminos. Madrid 1830
  • MARINA, Jesús: Justicia y Gobierno en España en el Siglo XVIII. Secretariado de Publicaciones. Universidad de Granada. Granada, 1995.
  • TIZÓN, Manuel: Prefilatelia Española. EDIFIL. Madrid, 2004.
     
Este trabajo ha sido publicado también en el número 500 de Revista de Filatelia, RF, de enero de 2013